Alfonso Durazo y la paranoia de los infiltrados con piel de oveja

Los desplantes de Durazo, rodeado por guaruras fuertemente armados, su petulancia y desprecio por la llamada chairada que no lo quiere es la verdadera razón del pánico.

Sin Factura

Escribe: Claudio F. Orenday

Alfonso Durazo, el aspirante al gobierno de Sonora, dice que las elecciones son puro trámite y que va a ganar en 2021, sin embargo, hay paranoia.

Confiado en repetir el tsunami, la petulancia del polimorfo ex secretario de Seguridad federal, es solamente en lo público, dicen que los infiltrados no lo dejan dormir.

También comentan que su seguridad y la caterva de guaruras que lo rodean, buscan sin descanso a los morenistas que traen piel de oveja.

Este día, Raymundo Rivapalacio, el analista de la Ciudad de México reveló en su columna La Alcaldesa de Troya datos que han encendido las alarmas.

En el sorprendente escrito, no se habla de la mítica Helena o de Rosario Quintero, la de Navojoa, sino de Celida López Cárdenas, la presidenta municipal de Hermosillo.

Entre muchas cosas, Rivapalacio asegura que López Cárdenas es manejada por el ex senador Roberto Gil Zuarth quien mueve a la edil hermosillense desde la Ciudad de México.

Y da nombres, el analista capitalino señala a Carlos Alberto Lezama Fernández del Campo, que fue apoderado legal del CEN del PAN, cuando Germán Martínez era dirigente del partido.

Infiltrados y los de la piel de oveja

Rivapalacio afirma que Doña Celida, es manejada por los panistas y que su estrategia política es pagada con recursos del gobierno municipal de la capital sonorense.

Los estrategas de la ex colaboradora del ex gobernador panista, Guillermo Padrés Elías son también muy cercanos al ex presidente Felipe Calderón.

El tema en el fondo, no son noticias nuevas, los padresistas están en lugares de privilegio en la dirección de MORENA en Sonora.

Los infiltrados, llegaron y siguen allí por culpa de Durazo, les dio manos libres antes y después del tsunami de 2018.

Te puede interesar: Influencia de la derecha crece en MORENA Sonora

Soberbio el aspirante de MORENA no ve a los de piel de oveja

Y no se trata solamente de Celida y sus funcionarios, tampoco es por quienes manejan la estrategia de la alcaldesa hermosillense.

Esa es la culpa del nacido en Bavispe, él los llevó a MORENA y ahora ya no sabe que hacer.

El permitió que los Mendoza y don José controlaran al partido que dice ser progresista pero, que en el mundo real no.

En la realidad, que definitivamente existe, MORENA no es lo que se dice y mucho menos lo que se piensa.

No hay que olvidar tampoco las lamentables gestiones de los alcaldes impresentables como Pablo Mariscal en Obregón.

Debe recordar y nunca olvidar a Sara Valle en Guaymas y la tristemente célebre Chayito en Navojoa.

La paranoia no es porque Celida siga siendo panista y lo que es peor, padresista; el verdadero fondo es el gigantesco temor a la derrota.

Los desplantes de Durazo, rodeado por guaruras fuertemente armados, su petulancia y desprecio por la llamada chairada que no lo quiere es la verdadera razón del pánico.

Y todavía hay más, los números no le son favorables, no tiene ventaja como aseguran y está apanicado porque tal vez no entendió al presidente López Obrador.

El de Bavispe, no comprendió que entre broma y broma, en el fondo debió comprender que lo que el presidente quiso decir era que no.

Definitivamente, en MORENA Sonora hay muchos con piel de oveja, incluyendo al virtual candidato a gobernador, buscar el poder por el poder en estos tiempos, nada más es para uno.

-Publicidad-