El desventurado y sinuoso camino de Guillermo Ruiz en Navojoa

Tras cuatro años en la política, el comerciante dulcero navojoense parece no comprender que estas tareas no son solamente vacunar perros o inventar encuestas en redes sociales.

El desventurado y sinuoso camino de Guillermo Ruiz en Navojoa
El desventurado y sinuoso camino de Guillermo Ruiz en Navojoa, apenas comienza tras su registro como aspirante a la presidencia municipal por el PT.

Sin Factura

Escribe: Claudio F. Orenday

El desventurado y sinuoso camino de Guillermo Ruiz en Navojoa, apenas comienza tras su registro como aspirante a la presidencia municipal por el PT.

Luego de haber sido desdeñado por segunda ocasión en MORENA, Ruiz Campoy eligió una ruta todavía más compleja y en la que el augurio es muy oscuro.

Sin estructura y sin presencia, el partido de Alberto Anaya no es precisamente el espacio ideal para el ex sindico navojoense.

El espacio para el discurso se reduce por el simple hecho de que Alfonso Durazo Montaño ejerce también su control sobre lo que se haga o deje de hacer en el PT.

Coptado por la candidatura común al gobierno del estado, Ruiz Campoy no tiene muchas opciones para allegarse votos. Su oferta será un saldo, algo que no se vendió y no se venderá.

Limitado de por sí, sin carisma, el aliado de Rosario Quintero se perfila sobre un precipicio que no ve.

Ruiz Campoy participará como comparsa del partido fundado por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, no dará para mucho, resultará un gasto inútil.

Tras cuatro años en la política, el comerciante dulcero navojoense parece no comprender que estas tareas no son solamente vacunar perros o inventar encuestas en redes sociales.

A Ruiz Campoy le ha faltado operación política y una estrategia articulada para posicionarse. Su popularidad es producto de la falsa percepción de likes, corazones o emoticonos.

El ex funcionario municipal probó su incongruencia al no sostenerse en las denuncias en contra de Rosario Quintero o al retractarse en el conflicto de OOMAPASN.

Calificado como medroso y sometido a la orden de Gricelda Lorena Soto Almada, la todavía diputada local, Ruiz Campoy nunca aprendió.

Los procesos electorales son cifras y datos, el PT en Navojoa, carece de representatividad, estructura y forma, es ahora sí, un cero a la izquierda.

En la elección de 2018, el PT contribuyó con 1789 votos, como marca electoral el Partido del Trabajo es una muy mala oferta.

Además, en este 2021, sus opciones están limitadas por la candidatura común y se advierte de nueva cuenta, el fantasma de la desaparición.

Sumado a lo anterior, se agrega el ingrediente de un mal candidato. Guillermo Ruiz no puede justificar su salida de MORENA y solamente proyecta ambición por el poder.

Seguramente, los avezados estrategas no han calculado todavía los efectos de la decisión de buscar en el PT el espacio para el ex sindico.

Sin parecer insidioso, el perfil opaco del ex sindico municipal, no da para mucho, no tiene facilidad de palabra, no conecta con el eventual votante.

Su proyecto carece de discurso, carece de experiencia política, no entiende su papel en el escenario. Pero, hay más, carece de un motivo congruente para buscar la presidencia municipal.

Guillermo Ruiz, no puede justificar o explicar su paso por la que ha sido tal vez, la peor administración municipal en la historia de Navojoa.

El ex sindico al igual que MORENA, nunca supo o pudo deslindarse de los escándalos y presuntos actos de corrupción adjudicados a la todavía presidenta municipal.

Seguramente, el desventurado y sinuoso camino elegido por Guillermo Ruiz, le recordará que no siempre la amargura se termina con un dulce.

Te puede interesar: Con credenciales falsas realizan ventas fraudulentas en Las Bocas

-Publicidad-