En Sonora, la crisis que no se ve pero que allí está y que crece

El año que finaliza, se ha caracterizado por la insensatez y la charada. Año de estampitas para detener la crisis financiera o la nueva enfermedad.

Sin Factura

Escribe: Claudio F. Orenday

En Sonora, hay altos niveles de incertidumbre, dicen que es consecuencia de la crisis que no se ve pero, que allí está y que crece antes del nuevo año.

Hay muchos sonorenses que todavía no entienden las razones para la integración de la llamada alianza Va por México, les resulta inconcebible que PAN,PRI y PRD se unan en una cruzada que a todas luces es dispareja; que resultará desigual.

Hay hartazgo, repudio a los discursos, promesas y engaños. Los sonorenses, no entienden el mensaje y mucho menos comprenden los propósitos.

Encuestas, sondeos, renuncias o pronunciamientos, ya no llaman la atención; no se comprende como es que se publicitan favoritos o se descarte a los que no serán.

El ambiente no es el mismo y no lo será. Extraña el mutismo de Ernesto Gándara Camou, el priista que ya no es del PRI pero que será su candidato a gobernador.

Sorprende la gira de Ricardo Bours que ya es precandidato y que sin embargo, recorre Sonora dice que hasta donde tope.

Bours Castelo no tiene quien le haga competencia pero, hace campaña.

Dicen que tampoco lo tienen Alfonso Durazo Montaño ni alias El Borrego Gándara y que sin embargo, se mueven.

Es algo que no entienden las mayorías ¿hay campaña o no hay campaña?

Lo cierto, es que en la realidad, que si existe, es que la incertidumbre allí está.

El ya muy próximo 2021, será atípico, advierten, tan atípico como el ruiseñor mañanero que en pleno invierno, despotrica y critica.

Olvidó “el cállate chachalaca” no se sabe ni por qué.

Año de crisis que crece, de estampitas y de rojos y naranjas

Incertidumbre y crisis han sido las marcas y cicatrices que dejan huella en el año que termina. Año que parece el prologo del choque que viene.

El año que finaliza, se ha caracterizado por la insensatez y la charada. Año de estampitas para detener la crisis financiera o la nueva enfermedad.

Días y noches de zozobra, de rojos y naranjas y que al final, nos dijeron que eran intrascendentes, que no importaban y que lamentablemente, sigan sin importar.

Sin duda, hay algo que no funciona y en la desquiciada perorata de la transformación, a los mexicanos no se les dice que las afores están en riesgo y que son la tormenta por venir.

La nación de los muertos, los que se han ido o los que siguen caminando; nadie se da cuenta de que lo que no se ha dicho, que probablemente el país se va al despeñadero.

Año de la corrupción chiquita, de la rifa de avión que fue y que no era del avión pero, sí.

Año trágico el 2020 para la economía mexicana, que caerá por lo menos 9 por ciento, no importa porque hay otros datos pero, sí.

Año de miles de muertos que no interesan, porque ya están muertos, nos dijo el Frankenstein que no está solo y al que no le importan análisis o pruebas, porque al final, son intrascendentes.

Las señales se multiplican, se encienden las alarmas, nadie parece notarlas.

El ruiseñor ya no tendrá rosa

Parecen encantados por el ruiseñor mañanero que con sus trinos que retumban en la plaza mayor y nos dice que estamos bien y que no pasa nada.

Atípico será sin duda el 2021, extrañas e inusuales serán también las futuras contiendas, no habrá multitudes y tampoco, para los datos o para el plan.

Ni arriba ni adelante, antes todo lo contrario, es la crisis que no se ve pero que ya está aquí.

En Sonora, la crisis sigue sin verse, entre fiestas o convivios desafiantes, nos enseñará que a pesar de lo que se diga, ni los unos ni los otros, entusiasman.

Definitivamente, los sonorenses como los mexicanos ya están desencantados, hartos de promesas y de engaños.

Ya todos están hartos, porque los que se quejan, así sea en silencio, no solamente son los que buscan el poder.

En Sonora, 2021 será atípico porque la crisis que no se ve pero que aquí está, crece pero no la quieren ver.

El ruiseñor no tendrá rosa, ya no será el mismo canto, México será otro, aunque quede igual.

Te puede interesar: En Sonora, Alianza o coalición, parecen lo mismo pero no son igual

-Publicidad-