En Sonora, ni conservadores y mucho menos progresistas

Autoproclamarse como progresista en estos tiempos de la 4T resulta algo así como si Francisco, el jesuita y papa católico se dijera luterano.

Sin Factura

Escribe: Claudio F. Orenday

En Sonora, 2021 no se tratará de conservadores o progresistas sino que al parecer, se busca una sin sentido distribución de distritos y municipios.

En la extraña estrategia en la que los presuntos conservadores, que no lo son y los progresistas que tampoco son, más que unir, dividen.

Porque en estricto apego a la realidad que no ven y algunos no conocen, en México no hay conservadores y sobre los progresistas, pues de plano habrán dos o tres.

Las definiciones políticas impuestas desde Palacio Nacional, aprovechan la ignorancia de casi la generalidad de los mexicanos.

Autoproclamarse como progresista en estos tiempos de la 4T resulta algo así como si Francisco, el jesuita y papa católico se dijera luterano.

El movimiento progresista es una doctrina política de centro izquierda es decir, no es socialista pero tampoco es liberal; los progresistas toman lo bueno del espectro político.

En cuanto a los conservadores, tampoco existen en México. Hay socialdemocracia que es algo así como liberales con valores religiosos, más bien católicos.

Y hay otros, los de centro izquierda que son socialistas moderados o de closet, aquellos que inventaron el clientelismo o la división de la sociedad en sectores.

Pero, dejando de lado la división polarizante impuesta por el santo patrono de la 4T están también los oportunistas o acomodaticios, los que abrevan tanto de un lado como de otro.

Ni progresistas ni conservadores, antes todo lo contrario

En Sonora, MORENA y Alfonso Durazo irán de la mano de lo que queda del Partido Nueva Alianza o PANAL; le seguirá el PVEM que es todo pero no ecologista.

Además, se le suma el Partido del Trabajo que aunque no lo reconozcan, es un ente con orígenes en la ultraderecha de Estados Unidos y muy ligado a Raúl Salinas de Gortari.

Y lo sorprendente, el presuntamente progresista nacido en Bavispe, va en alianza con el Partido Encuentro Solidario o nuevo PES, un partido manipulado por pastores evangélicos.

Así, entre los antes defensores de los postulados del PAN y los incondicionales de Peña Nieto, los ultraconservadores y negacionistas, el supuesto progresista buscará ser gobernador.

Aun hay más, Alfonso Durazo Montaño, ha sido militante del PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y finalmente de MORENA.

Con esos antecedentes no se puede ser progresista o liberal, suena más bien a oportunista o chambista.

El cuento o recuento viene al caso porque se lanza como mandato celestial la condena palaciega a la alianza entre el PRI,PAN y PRD. Alianza electoral a la que se le endilgan males y condenas.

En el fondo, habrá una cosa cierta en la retórica diaria de Andrés Manuel López Obrador, tanto PRI, PAN y PRD son lo mismo pero MORENA también es igual.

La base del partido que no es partido pero sí movimiento, diría el tabasqueño, está formado por ex panistas y ex priistas ¿en dónde está la diferencia?

En México no hay diferencia entre partidos, todos tienen el mismo origen

Los partidos políticos en México, se diferencian solamente por los colores, no por ideologías o doctrinas, no hay uno que se pueda llamar conservador o liberal.

En el espectro político se ubican todos del mismo lado, con tonos y matices pero son iguales.

Te puede interesar: Movimiento Ciudadano, el misterioso enigma en Sonora

Sobre ese tenor, se podrían explicar el abstencionismo, la apatía o el repudio ciudadano, no hay nada nuevo porque al final, todos resultan iguales.

Así en la confusión, seguramente 2021 terminará por desencantar a los eventuales electores, no se entenderá el discurso vacío y sin sentido de los presuntos salvadores de Sonora.

Y no se trata únicamente de MORENA y sus acólitos, por el otro lado, el cuento del candidato ciudadano que ya no es priista pero sí, tampoco ofrece mucho.

Ernesto Gándara Camou, encabeza una alianza sin sentido, no hay propósito es, solamente una salida pragmática basada en números.

Políticamente, en México estamos en la calle, no hay progresistas y tampoco conservadores estos,  solo existen en el imaginario macuspanense y desvelado.

-Publicidad-