Los declinables y otras vicisitudes en el convulso escenario

En Navojoa, Jorge Márquez Cazarez sigue siendo el puntero y el adversario a vencer. Si bien es cierto, representa a la vieja ola; se considera como lo mejor entre lo peor.

Los declinables y otras vicisitudes en el convulso escenario
En el sur de Sonora, el horizonte es difuso dado que no existe una oferta electoral atractiva sin embargo, a pesar de esto, hay indicadores.

Sin Factura

Escribe: Claudio F. Orenday

A menos de 50 días de la jornada del 6 de junio, los declinables y otras vicisitudes se aclaran en el convulso escenario.

En Sonora, la disputa por el gobierno estatal está definida salvo por los intentos de Alfonso Durazo para frenar a Ernesto Gándara Camou quien se perfila como ganador.

Aunque en este momento, todo es especulación, los modelos predictivos indican que el abanderado de la Alianza Va Por Sonora aventaja al candidato de MORENA.

Si bien es cierto, se percibe un aparente crecimiento de Ricardo Bours, Movimiento Ciudadano dará sorpresas en lo municipal y no en la elección estatal.

Así ante un panorama de incertidumbre que se vuelve complejo ante una eventual contingencia sanitaria, las campañas son atípicas.

En el sur de Sonora, el horizonte es difuso dado que no existe una oferta electoral atractiva sin embargo, a pesar de esto, hay indicadores.

En Navojoa, Jorge Márquez Cazarez sigue siendo el puntero y el adversario a vencer. Si bien es cierto, representa a la vieja ola; se considera como lo mejor entre lo peor.

En la antes llamada Perla del Mayo, hay un abanico de aspirantes sin embargo, no entusiasman.

Por la vía independiente, buscará el voto, Carlos Quiroz Romo, representando al sector más conservador de la ciudad.

El discurso del hijo del Pilinki, será el de apelar al Navojoa que ya no será, un grito nostálgico mezclado con tintes de la llamada ultraderecha.

Cobijado por el conservadurismo decadente, Quiroz Romo es identificado como uno de los declinables, tal vez por una regiduría.

En este escenario, los demás son etiquetados como parte de una nube de confeti y porras que buscarán acomodo en cualquier lado.

Por MORENA, el supuesto amigo de López Obrador, el empresario constructor y proveedor del ayuntamiento que encabeza Rosario Quintero, Mario Martínez será un desencanto.

Sin carisma, carente capacidad para articular un discurso coherente, el candidato de MORENA, apela al apoyo para que la feligresía católica navojoense lo apoye.

En cuanto al ex morenista, Guillermo Ruiz Campoy; no hay mucho que decir, renunció al partido del presidente porque Alfonso Durazo no le cumplió.

Ruiz Campoy se fue al PT en donde el de Bavispe también manda, se neutralizó y firmó su sentencia.

Desangelado y sin experiencia política, el vendedor de dulces y cohetero, no representa más que una presencia marginal y sinsabor en la contienda.

Sobre ese entorno, la realidad parece enfocarse en lo que pueda ofrecer Jorge Márquez y lo que pudieran hacer los aspirantes a gobernador.

Las vicisitudes son muchas, se prevén una serie de cambios que pudieran considerarse adversos, algunos hablan de abstención y otros de contingencia sanitaria.

En ese marco, los declinables son identificados, marcados o etiquetados, al final, en todos los escenarios, la pelea será entre dos con un resultado cerrado o de fotografía.

Te puede interesar: El desventurado y sinuoso camino de Guillermo Ruiz en Navojoa

-Publicidad-